El asomo

Wednesday, November 22, 2006

Oko

La semana pasada me llamaron de una tienda pedorrona en la Condesa. Se dedican a vender accesorios caros y ridículos para mascotas. Pero no para todas. No encuentro vestidito de plumas rosas para tortuga caguama. Dan vueltas diciendo que llega la semana próxima.
Bueno...
Telefonearon diciendo que habían encontrado el perro dispuesto a encajar con mi modelo de vida. Fuí a verlo, me encanté con él y lo llevé. Es un cachorro de madre Rottweiler y de un afortunado padre Schnauzer estandar. Con ojos de tentación y cuerpo de no se sabe para donde va a jalar. Le ruego a San Perrusquillo que limite su tamaño, que lo haga un perro bueno y a mi una Amá con paciencia amorosa.
Su nombre, la primer palabra de las 10 que aprendí en checo. Significa ojo.
A tan sólo 4 días ya nos hemos demostrado parte de las gracias que nos adornan.
Se van acumulando las invitaciones, ahora pueden venir a mi casa por una tasita de thé rojo y a conocer al hermosísimo Oko.